El desafío de las corporaciones con sus nuevos viajeros de negocios

El desafío de las corporaciones con sus nuevos viajeros de negocios

Según la revista Forbes México, los viajeros de negocios del siglo XXI tiene una particularidad a generaciones anteriores, que radica en buscar un mayor equilibrio entre la vida personal y la laboral. Lo anterior, se traduce en una inclinación hacía una experiencia personalizada, pero alimentada por las referencias de su entorno social digital.

Negocios y ocio

Una de las tendencias en este sentido es el bleisure. Una fusión en inglés de los conceptos business (negocios) y leisure (ocio). De esta forma este nuevo viajero requiere extender su estadía, antes o después de su viaje laboral, para combinarla con actividades de esparcimiento o vacacionales.

Al 80% de los viajeros corporativos tienen una percepción muy positiva sobre realizar turismo previo o posteriormente a su jornada de trabajo, según un estudio realizado por Brindge Street Global.

Las actividades preferidas son:

  • Conocer el destino.
  • Asistir a eventos de entretenimiento o deportivos.
  • Gastronomía local.
  • Descanso u ocio.

En la actualidad la industria de viajes corporativos ha tenido un alza mundial de un 4,5%, pero América Latina supera esa cifra con un 7,2%. Bajo esta tendencia, algunas compañías han integrado el concepto de Bleisure en sus políticas corporativas.

Viajes más prácticos

Otros aspecto importante del nuevo viajero, es priorizar el fin pragmático de sus reservas, cuidando preferir conexiones aéreas más rápidas, hoteles más cercanos a sus intereses laborales y más información de valor por parte de sus proveedores. El desafío de las compañías es equilibrar estas prioridades con los costos y sus políticas de viaje, sin dejar de entregar una experiencia de viaje personalizada.

Herramientas Online para los viajeros de negocios

Debido al carácter intrínseco de este segmento de buscar servicios más automatizados, las herramientas en línea son un factor fundamental que posibilita la unión entre la personalización y flexibilidad que busca el viajero, con una forma estructurada de hacer cumplir las políticas de viaje de las compañías.

En este sentido, son las mismas compañías las que gradualmente deberán implementar soluciones que permitan a sus colaboradores una mayor libertad y personalización de servicios, pero resguardando que obedezcan a los objetivos del negocio.

Compartir